.

"Educando a través de la Radio y las TIC"

#ATENCIÓNDOCENTES DE COLOMBIA: ÉL SIGUIENTE VÍDEO CONTIENE TRES NOTICIAS DE INTERÉS. CLIC EN EL VÍDEO PARA CONOCERLAS. Descargue la Circular 51
Fechas de Entrevista Convocatorias 339 a 425 Directivos Docentes, Docentes de Aula y Líderes de Apoyo: La Comisión Nacional del Servicio Civil - CNSC y la Universidad de Pamplona informan a los aspirantes que aprobaron las pruebas de aptitudes y competencias básicas y cumplieron con los requisitos mínimos establecidos para el ejercicio de los empleos Directivos Docentes, Docentes de Aula y... Conflicto de intereses en la licitación de la salud para los profesores: Lo primero es "se oficie a la Vicepresidencia Jurídica de la Fiduprevisora para que en virtud de la presente queja disciplinaria, suministre copia de ... Durante el proceso de la millonaria licitación para la salud del magisterio, se conocieron nuevas denuncias La semana pasada, durante... Reglamentan Decreto Ley 882 - Concurso de méritos especial docente en zonas afectadas por el conflicto: El Ministerio de Educación Nacional (@MinEducacion) expedió el Decreto Número 1578 el pasado 28 de septiembre, "Por el cual se reglamenta el Decreto Ley 882 de 2017 y se adiciona el Decreto 1075 de 2015, Único Reglamentario del Sector Educación, en relación con el concurso de méritos para... Más de 10.000 maestros inician protesta por 48 horas en Cauca: Los docentes afiliados al sindicato Asoinca protestan para exigir el cumplimiento de los acuerdos firmados por el Gobierno Nacional en materia de salud. Los más de 10.000 afiliados a la Asociación de Institutores y Trabajadores de la Educación del Cauca, Asoinca, iniciaron una jornada de... Las irregularidades de la licitación para la salud de los profesores: Dos oferentes de tres en las regiones de Antioquia y Chocó denuncian que los quieren sacar del proceso de licitación por una supuesta falsificación de documentos. Tanto Megsalud como la Fundación Médico Preventiva debían presentar un paz y salvo del Hospital San Joaquín de Nariño,... Becas de Maestrías para docentes del 2277 y 1278: Inician las preinscripciones para la segunda cohorte de Becas de Maestría. Programa dirigido a maestros y directivos docentes (decreto 2277 y 1278) de instituciones educativas oficiales. El programa Becas de Maestría para los maestros y maestras de la ciudad de Medellín, es una iniciativa de... /

HOY ARRANCA EL PROGRAMA EDUCATIVO "ESPERANZA PARA LA FAMILIA" EN LA RED ESTUDIANTIL


La red de emisora estudiantil del departamento de antioquia, arranca hoy desde las 8 am y repeticion 5 pm, es espacio radial esperanza para las familias, y el primer tema es el bullying.
Este problema de violencia y maltrato que está ocurriendo en las escuelas es muy importante de analizar, porque puede y está afectando a muchos de nuestros hijos y de nuestros jóvenes en edad escolar. Y para empezar, quisiera platicar los testimonios de dos niños que reflejan esta situación.



El Bullying

Por: Ing. Gilberto Sánchez

 

Introducción


Hoy vamos a hablar de un tema que, conforme pasa el tiempo, está cobrando más y más interés, no solamente en nuestro país sino a nivel mundial. Vamos a hablar de la victimización en el ambiente escolar, o bien, el maltrato entre alumnos en las escuelas. A este fenómeno se le conoce como bullying.

Este problema de violencia y maltrato que está ocurriendo en las escuelas es muy importante de analizar, porque puede y está afectando a muchos de nuestros hijos y de nuestros jóvenes en edad escolar. Y para empezar, quisiera platicar los testimonios de dos niños que reflejan esta situación.

Hace muchos años tuve la oportunidad de conocer a un niño que estaba en sexto de primaria. Era un niño sin problemas de tipo familiar, se desempeñaba de manera excelente, tenía buenas calificaciones y tenía una estabilidad en su vida. Un día, empezó a tener problemas con un niño de su grupo que era más grande. Ese niño había repetido varios años, ya tenía catorce o quince años y todavía estaba en sexto grado de primaria.

Un día, sin ningún motivo aparente, el muchacho más grande empezó a tener problemas con el niño: comenzó a hostigarlo, a burlarse de él y a perseguirlo. De ahí surgieron muchos problemas entre este muchacho y el niño, hasta que se vio afectado su rendimiento escolar, su situación emocional y anímica.

El niño permanecía callado e inevitablemente su semblante de felicidad se esfumó. Los padres lo notaron y un día el papá le dijo: “¿qué te pasa, hijo, por qué estás así? Te veo triste, como muy emproblemado” El niño rompió a llorar y le explicó el problema que tenía en la escuela, el abuso que estaba sufriendo por parte del muchacho que era mayor que él.

Entonces el padre le dijo: “no te preocupes, hijo”. Y al día siguiente se presentó en la escuela, habló con la maestra y con la directora; fue un momento difícil porque el niño tuvo que enfrentar a su agresor y señalarlo. A partir de ese día el problema se solucionó. El otro niño no fue expulsado de la escuela, pero se habló con él y se resolvió el asunto de manera que los dos pudieron terminar el curso escolar en un ambiente de paz.

El otro caso es el de un niño que nunca habló, él estaba en primero de secundaria y había experimentado un cambio muy fuerte al ingresar, que ya de por sí es un cambio bastante difícil, además, la demanda en cuanto al currículo escolar es mayor y a esto se le suman las nuevas amistades.

Este niño perdió todo vínculo con sus anteriores compañeros y empezó una nueva etapa con diferentes amistades. Fue entonces cuando empezó a recibir maltratos e insultos sin causa dentro de la escuela; él no iniciaba los problemas pero tal parecía que una persona no se agradaba de su presencia e iniciaba un hostigamiento contra él.

El niño soportaba todo calladamente, nunca habló con nadie y fue maltratado durante todo el año escolar. Al final, los resultados se dejaron ver: ese primer grado de secundaria lo terminó muy por debajo de su capacidad y a penas lo aprobó, reflejando así el ambiente angustiante y estresante que estuvo viviendo durante todo ese año escolar.


Antecedentes del maltrato en las escuelas


Vivimos en un mundo de mucha violencia, ésta se está presentando en todos los niveles sociales, en todos los ámbitos y realmente está afectando la convivencia. El mundo occidental está abriendo los ojos para darse cuenta que la violencia daña el funcionamiento social. Realmente daña a la víctima, pero también se ve muy afectado el agresor y afecta, además, a toda la sociedad.

Las escuelas no escapan a esta violencia, de hecho, ha habido ya muchos estudios al respecto. Los primeros países que empezaron a hacer estudios al respecto fueron Noruega y los países escandinavos. Recientemente ese tipo de estudio se ha extendido de una manera bastante vertiginosa a Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudita, etc.

A partir de un estudio que hizo el noruego Dan Olsen, se han arrojado datos muy interesantes que revelan que el tipo de violencia manifestada en las escuelas no es la violencia común, sino que tiene ciertas características que la hacen diferente.

¿Qué significa bullying? El noruego Dan Olsen, uno de los primeros en estudiar este fenómeno, lo define de la siguiente manera:

“Es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un alumno contra otro, al que escoge como víctima de repetidos ataques. Esta acción negativa e intencionada sitúa a la víctima en una posición de la que difícilmente puede salir por sus propios medios. La continuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente negativos, como descenso de la autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo que dificulta su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de su aprendizaje.”

Olsen lo define como un tipo de persecución, ya sea física o psicológica, que un alumno de una escuela empieza a llevar a cabo contra otro. Aparentemente, no hay causas que motiven o propicien ese tipo de persecución; simplemente existe un abuso de poder, es decir, el pez más grande se come al más chico.

La persecución se da porque tal vez la otra persona se siente más grande o más fuerte; porque ya tiene un clan de amigos que lo hacen fuerte y le permiten tener actitudes de abuso contra los que son más débiles, están solos, no tienen muchos amigos, no son grandes o no tienen una agilidad física que les permita competir con ellos.

Un punto importante que sale a relucir en estos casos es que la víctima difícilmente podrá salir del problema por sus propios medios. Es decir, cuando un niño sufre esta situación tal vez en un principio luche por defenderse, pero una vez que cede es muy difícil que pueda salir por sus propios medios. Usted debe tener mucho cuidado con esto, porque nos da una señal de que hay que ayudarlo.


Características del bullying


Estamos hablando básicamente de un maltrato; de un niño adolescente que está en edad escolar a manos de otro niño adolescente que tiene más poder, más fuerza o más autoridad y que está afectando gravemente a la víctima. Este tipo de maltrato tiene ciertas características que lo hacen diferente a los demás:

  • Existe un abuso de poder: se supondría que en quinto o sexto de primaria uno se encuentra en un estado de igualdad, es decir, en un grupo homogéneo donde todos son iguales. Esto podría favorecer las relaciones interpersonales y la socialización; sin embargo, hay diferencias de fuerza, capacidad, rapidez e incluso madurez. La persona que no tiene el poder –la víctima- se ve acorralada y sin oportunidad de resolver la situación.

  • No hay provocación previa por parte de la víctima. Es muy común que los niños o adolescentes se pongan en desacuerdo, aún entre amigos, por algo que los molestó o por algunas palabras que se dijeron, y esto puede llegar hasta los golpes. Pero en este caso, no hay un detonante, la víctima no provoca nada, sino que el otro llega simplemente a molestarlo; esto se convierte en un hábito y le empieza a gustar. La victimización incluye el hecho de que “a ti te pasa lo que te pasa porque es tu culpa”.

  • Se trata de incidentes repetidos a lo largo de un período de tiempo; no es algo espontáneo o pasajero, sino repetitivo. Son incidentes que se dan de continuo, incluso todos los días incluso. Para la víctima, ésta se convierte en una situación sumamente angustiante. Comienza a tener mucho miedo de ir a la escuela, pero no por las clases, sino por ese alguien que lo está persiguiendo, que lo hace sentir muy mal y que le hace la vida imposible. Entonces, la escuela se convierte en algo terrible.

  • Existe una intencionalidad por parte del agresor o agresores. El agresor molesta al niño con toda la intención desde el momento que lo ve y va hacia él, lo hace con el propósito de molestarlo, de decirle apodos, palabras altisonantes, insultos, etc.,  


Algunas estadísticas interesantes


Hay diversas estadísticas acerca de este fenómeno, pero la verdad es que son muy fluctuantes; difieren mucho de país en país, en cuanto a las técnicas para recabar datos y analizarlos.

Se ha encontrado que este tipo de maltrato es un fenómeno general que se está produciendo en todos los países que han hecho estudios; se han encontrado con que esto es una realidad en sus escuelas.

En cuanto al género, los chicos tienen mucha más participación que las mujeres, tanto como agresores que como víctimas; es decir, los niños son los que más participan en este tipo de conflictos. La forma de agresión más usual para los jóvenes y los niños son los golpes, empujones, puñetazos, insultos, etc. En cuanto a las niñas, éstas utilizan otro tipo de agresiones como difamar, chismes, etc.

Con respecto a la edad, el momento de mayor incidencia en esta problemática es entre los once y catorce años de edad. Conforme van creciendo, este tipo de violencia empieza a disminuir paulatinamente, es decir, va a empezar a desaparecer conforme pasan los años.

El tipo de abuso más frecuente es el maltrato verbal, o sea, insultos, apodos, decir cosas hirientes que afectan la dignidad de una persona o que se refieren a una característica de su personalidad o de su físico. El segundo tipo de agresión más utilizado es el físico, aquí es cuando ya hay peleas, golpes, pellizcos, empujones, etc. En tercer lugar, hay un maltrato social, es decir, se excluye a la persona, no se le habla, o se le aplica la “ley del hielo”, no se le dirige la palabra, no se le toma en cuenta, se actúa como si no estuviera, se le rechaza o no se le deja participar en actividades.

Los lugares en donde se dan estas agresiones varían según el nivel. Por lo general, cuando son de primaria, se da en el patio de la escuela; cuando se llega a la secundaria, no solamente se da en el patio, sino también en los pasillos y las aulas.

Esta es una forma distinta de violencia; si bien, la violencia ha existido desde el inicio de la humanidad, ésta es diferente a las demás. Es una forma distinta porque no se trata de una conducta espontánea o motivada por una situación que le desagrada a la persona que agrede; sino que no hay ningún detonante, no se encuentran causas, la víctima no hace nada, simplemente llega el agresor y empieza a acosarla, insultarla y maltratarla.

Este tipo de violencia no es fácil de observar, porque se mantiene por debajo de las relaciones de los jóvenes. Es decir, usted puede ver a los jóvenes que están jugando, participando y no nota la violencia; sin embargo, entre los alumnos eso es conocido, ellos sí lo ven y sí lo perciben.

El adulto no percibe esto, e incluso hay adultos que lo ven con cierta tolerancia porque piensan que es parte de su formación y dicen “así déjalo, es normal que el muchacho crezca así, que le den golpes para que sepa lo que es ser hombre, para que se haga duro”. Es un tipo de violencia que casi siempre está oculta a los ojos de los adultos o es tolerada por el pensamiento de que así se va a formar el carácter del muchacho.

El bullying es, pues, un tipo de violencia que vulnera los derechos humanos y la dignidad del estudiante. Los estudiantes tienen derechos fundamentales: no deben ser sometidos a una humillación, se les debe proporcionar un ambiente seguro para estudiar y desarrollarse académica y emocionalmente, tanto en la escuela como en la casa o en la sociedad.


Una responsabilidad compartida


Conozco el caso de un niño que estaba en secundaria, quien un día le dijo a su mamá: “mamá, me va a llegar un reporte de indisciplina”, al preguntarle el porqué, respondió: “porque me porté mal, lo que pasa es que siempre me están diciendo cosas, me ponen apodos, me insultan y me tiran la comida al piso; entonces yo me porto mal y la maestra me saca del salón.”

Cuando la maestra lo sacaba del salón y lo llevaba a la dirección, él se ponía a estudiar, pues encontraba ahí un ambiente más apacible y alejado de sus agresores.

La mamá escuchó eso y no lo consideró correcto, pero el niño lo hacía para huir de sus agresores, ya que ellos le estaban afectando mucho y siguió haciéndolo porque creía que le estaba beneficiando. Pero se estaba ganando una serie de reportes, que después provocaron otro problema y la mamá fue a hablar con la maestra.

Hay otros testimonios muy tristes de padres que, al ver la situación de sus hijos, fueron a hablar con los maestros y le dijeron que tal persona agredía a sus hijos. A la hora de querer arreglar la situación, se dieron cuento que el muchacho agresor tenía otros tres hermanos y, como era escuela de paga, les respondieron: “señores, discúlpenme, pero ellos nos pagan por cuatro mensualidades, ustedes nos pagan por una; no podemos hacer nada”.

Nosotros, los padres debemos tener mucho cuidado, pues ésta es una situación que está generando muchos problemas en las escuelas. Las escuelas también deben tener cuidado e implementar medidas para controlar este problema, que hace que se pierda la armonía escolar.

No se van a dar buenas relaciones entre los compañeros, se van a crear ambientes muy tensos que pueden hacer que las cosas se pongan peor en la escuela, se va a notar un bajo rendimiento escolar en las víctimas; todo esto repercutirá en la reputación e imagen de la institución académica.


Maltrato físico, verbal y social


Voy a mencionar los tipos de maltrato escolar, para que usted se familiarice con esta nueva forma de violencia y  pueda estar atento para percibir si su hijo está padeciendo algún tipo de violencia. Si usted es maestro o tiene a su cargo la responsabilidad de cuidar a los niños en una escuela, pueda irse familiarizando con los términos para después poder ayudar a los niños.

Existe el maltrato físico, que a su vez se divide en dos categorías: directa e indirecta. El maltrato físico indirecto es aquel que consiste en esconder, robar o romper cosas de alguien, sin que el agresor se manifieste. El maltrato físico directo es aquel en el que el agresor sí se manifiesta con golpes, empujones, amenazas, etc.

También existe el maltrato verbal, que se divide en directo e indirecto. El indirecto es cuando el agresor no se hace manifiesto, sino  que anda hablando mal de alguien a sus espaldas, difunde rumores falsos o calumnias. Es decir, destruye la reputación a espaldas de él, no da la cara y la víctima sufre este ataque sin saber de dónde vienen.

El maltrato verbal directo es cuando se insulta cara a cara con expresiones que denigran la dignidad del niño, que hacen referencia a su cuerpo y se burlan de él. También incluye el utilizar apodos, algunos sumamente hirientes, que hacen que los estudiantes se sientan muy mal.

Existe también la exclusión social, que puede ser clasificada en directa e indirecta. La exclusión social tiene mucho que ver con ignorar o hacer menos a las personas; en ese sentido, el muchacho se siente rechazado o hecho a un lado. La directa, es cuando no se le deja participar en una actividad a alguien, por ejemplo, cuando se le dice: “tú no juegas”.
La indirecta es cuando el joven habla y nadie contesta, no se le considera y se le hace menos.

Asimismo, puede haber mezclas de estos tipos de maltratos, por ejemplo, una mezcla física y verbal es amenazar e intimidar a la persona, mientras se le da un empujón. También el obligar a hacer cosas y el chantaje son formas de violencia, por ejemplo, “si no haces esto, te vamos a golpear o te vamos a quitar tus cosas” o “si traes dinero, dámelo, quiero comprarme algo”.

También existe el acoso sexual, puede darse el caso, pero según las estadísticas es raro que se presente.


Estructura del bullying

Hay muchas cosas en los alumnos que no se notan, que ni los maestros ni los padres de familia los ven, sino hasta que ya es muy notable. Por eso, debemos entender la importancia de conocer a nuestros hijos, de saber por qué situaciones está pasando que lo pueden afectar; para que al notar su estado de ánimo podamos darnos cuenta si algo le está pasando y busquemos ayudarlo.

Algunos adultos toleran y avalan esta problemática, piensan que es normal ponerse apodos ofensivos, o que incluso las palabras altisonantes y soeces son normales, pero no es lo correcto. No porque la gente esté muy acostumbrada a hablar de esa manera quiere decir que está bien, la realidad es que ese lenguaje es usado con doble sentido, para herir, ofender y humillar. Debemos tener cuidado de no permitir este tipo de lenguaje.

Los padres y maestros desconocen las graves consecuencias que puede tener un alumno al estar viviendo en esta situación: puede afectarse emocionalmente, puede afectarse su rendimiento escolar, puede incluso afectar su socialización.

No olvidemos que los niños se desarrollan a través de las relaciones interpersonales que lo van a ayudar a formar hábitos y desarrollar habilidades para desempeñarse en la vida. Entonces, si encuentra un ambiente muy hostil en la escuela no desarrollará sus habilidades al máximo.

Debemos estar muy atentos ante esta situación y debemos ver de manera seria y responsable cómo contrarrestarla, con el fin de crear para nuestros alumnos e hijos, un ambiente adecuado para estudiar.

El bullying es un problema a nivel grupal. Imagine usted un círculo y dentro de ese círculo a la víctima; en el perímetro del círculo está el agresor, que es quien inicia la agresión, y sus seguidores, aquellas personas que no inician la agresión pero que toman parte activa.

También están los partidarios, éstos son los espectadores que avalan lo que está pasando, gritan desde afuera, se burlan y muestran su complacencia y aprobación. Están conformes con lo que sucede, aunque no participan, ni son seguidores, sólo ven la situación, les gusta y la aprueban.

Después están los espectadores que no participan, son neutrales, y adoptan la posición de: “lo que sucede no me incumbe”. Aunque no están a favor, tampoco están en contra, simplemente están viendo lo que pasa pero prefieren no meterse.

También puede haber personas que son los defensores, aquellos que no les gusta la agresión pero que no saben cómo ayudar. Y por último, los defensores que intentan ayudar a la víctima, en la medida de sus posibilidades.

Para terminar, quiero leer un texto de las Sagradas Escrituras que se encuentra en Proverbios 22:3 y dice así: “El avisado ve el mal y se esconde, mas los simples pasan y reciben el daño.”

El problema del bullying tiene muchos antecedentes, es algo que ya tiene bastantes años. Las investigaciones de Dan Olsen datan de un poco antes de 1980, hace casi treinta años.

 Es un fenómeno que puede afectar a nuestros hijos, por lo tanto, es necesario investigarlo y tomar medidas preventivas para que la calidad de estudio de nuestros hijos no se vea afectada.

Si de por sí, llevar un programa de estudios puede generar mucho estrés, agregarle una situación de maltrato en la escuela va a complicar muchísimo las cosas. Según los estudios, los jóvenes bajan su autoestima y su rendimiento escolar debido a estas situaciones, hasta pueden presentar cuadros depresivos que vienen a complicar todo el panorama.

Entonces como padres tenemos que ser avisados, astutos y prudentes al revisar estos casos, para establecer mecanismos para poder ayudar a nuestros hijos, si están sufriendo algún tipo de maltrato en la escuela, a que salgan adelante. Todo por amor a nuestros hijos.
 
Share:

Noticias Populares del año en el Blog informativode la Reea

Lista de Correo REEA
Copyright © . | Powered by Blogger Design by ronangelo | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com